VI° CONGRESO  IES

Carta de Bienvenida

 

Nos complace anunciar el 6ª Congreso Internacional de la IES (ex EES) que se realizará en Villa Serrana, Lavalleja, Uruguay, del 29 de septiembre al 3 de octubre de 2017. Este congreso no sólo es importante debido a la posibilidad que ofrece a las profesiones de Ecopsicología de reunirse nuevamente para  intercambiar puntos de vistas y conocimientos en el área. También es muy importante porque este año tendremos la oportunidad de reunirnos como Sociedad Internacional de Ecopsicología, un paso necesario que tomamos en 2016 ya que la EES ha abierto sus fronteras geográficas, de conocimiento, de sabiduría y de unidad,  recibiendo una identidad internacional más amplia que representa en su máximo esplendor la profesión y el espíritu  ecopsicológicos . Este paso no pudo encontrar una expresión mejor que la del título de esta conferencia: "Biofilia y Memoria Ancestral hoy en día", ya que sabemos que la memoria y la sabiduría del pasado es la base de nuestra presencia y futuro en nosotros mismos y nuestra posición en nuestro planeta.

 

Deseando verle allí,

Kleio G. Apostolaki

Presidente de IES

 

Comíté Organizador

• Kleio Apostolaki – Presidente International Ecopsychology Society.- Representante IES Grecia.

• Marco Aurelio Bilibío – Representante IES Brasil

• Claudio Antonio Pereira – Representante IES Chile

• Flor Roura Morales – Representante IES México

• Enrique Repiso - Representante IES España

• Ezequiel Alvarez Vega – Representante IES Argentina

• Marcella Danon - Representante IES Italia

• Teresita Domínguez – Ex presidente EES – Representante IES Uruguay

 

 

BIOFILIA Y MEMORIA ANCESTRAL

 

Biofilia es un término hecho famoso por el biólogo E.O. Wilson. Significa amor por la vida y por lo tanto ha sido alabado por poetas y personas de todo tipo a través de los siglos. En su sentido moderno, sugiere un impulso innato en las personas de tener sentimientos positivos hacia otras formas de vida, incluyendo criaturas tales como animales y aves pero también paisajes e incluso procesos dentro de nuestro entorno. Por ejemplo, amor por el agua así como respeto por la manera en que la vida emergió de los océanos y es sustentada por agua dulce, junto a un emotivo abrazo de las olas oceánicas o de los ríos suavemente serpenteantes. La Biofilia puede incluir el universo entero, desde las estrellas en el cielo nocturno hasta los granos de arena bajo nuestros pies, y en su máxima expresión puede abrazar y sustituir incluso nuestro entendimiento de la inevitabilidad de la muerte y la enfermedad. En términos ecopsicológicos, Biofilia también connota un sentido de lealtad hacia el espíritu de la vida y todas sus manifestaciones sobre la tierra. Igual que el término Antropoceno, o inducido por la humanidad, connota un sentido de responsabilidad con la manera en que vivimos. Si la sociedad humana daña su entorno al punto de hacerlo peligroso o inhabitable para nosotros o para otros, desgarra el propio tejido de la vida sobre la tierra. Nuestro sentido innato de Biofilia hace esto inaceptable e inspira el cambio hacia estilos de vida más amigables con el entorno.

 

Memoria ancestral es un término que nos recuerda que pasamos más del 90% de nuestra evolución en cercano contacto con la naturaleza. Está en nuestro ADN, tanto en sentido genético como cultural, el relacionarnos con nuestro entorno con curiosidad y llenos de conocimiento y respeto. Contar historias sobre cómo nos relacionamos con la naturaleza es una parte muy grande de la historia de la raza humana. Mucho de esto es destruido con el desarrollo a gran escala de las civilizaciones agrícolas, luego industriales, y ahora digitales. La palabra escrita borra mucho de la narración oral, un lector personal suplantando las tradiciones compartidas alrededor de la fogata. Las tecnologías de la granja y la forja, luego de los carros y los celulares, mantienen nuestro enfoque sobre pantallas y máquinas. Pero irónicamente la era de la comunicación instantánea también nos reabre a compartir lo que nos es más importante, lo que nos puede regresar a nuestros cuerpos y nuestras tradiciones.

 

Los ancestros incluyen las generaciones que vinieron antes que nosotros, nuestros abuelos y sus padres y así hacia atrás, a través de la linea, hasta nuestros antepasados paganos (literalmente, habitantes del campo) quienes sabían cómo sobrevivir en la naturaleza sin tecnologías urbanas ni progresos modernos. Podemos volver a acceder a este conocimiento, recordando cómo amar la naturaleza y vivir con sus desafíos, sin abandonar o darle la espalda a la tecnología. Somos curiosos e inventivos por naturaleza, por lo que deberíamos de incluir este conjunto de talentos en la manera en que lidiamos con asuntos contemporáneos tales como el cambio climático atropogénico (inducido por la humanidad). Por ejemplo, a las fuentes de energía renovable como la solar, la eólica y la undimotriz se puede acceder usando nuevas y asombrosas tecnologías que reemplazan el viejo y dañino paradigma de los combustibles fósiles. Así, de alguna manera, incluso las tecnologías modernas tienen su base en maneras de ser ancestrales, como los primeros humanos que aprendieron a aprovechar el fuego para cocinar, calentarse y otras comodidades sociales. Las narraciones orales que tomaron lugar alrededor de innumerables fogatas, por todas partes del planeta, fue otra fuente de ingenio y sabiduría humana. De generación en generación, las personas han compartido experiencias y maneras de interpretar sus vidas junto con el desenvolvimiento de su don más grande - la consciencia con consciencia de uno mismo y la habilidad de comunicarla junto a otros.

 

Continuemos esa tradición, con creatividad y fulgor, diversión y calidez, con un espíritu de Biofilia hoy, mientras enfrentamos los considerables desafíos del planeta.

 

Geoff Berry – IES Australia

Dirección: Los Camalotes y Tijereta Punta Ballena | Maldonado | Uruguay
Email: info@ecopsicologia.com.uy
Celular: +598 99 913 811 (móvil)

 Representante desde 2007